Sistema de prefabricación seguirán creciendo en Chile




La velocidad de construcción, asociada a una menos cantidad de actividades en terreno, lo que impacta también en una menos exposición
a riesgos de construcción y accidentes, es hoy una de las principales ventajas de la prefabricación, y es que el reducirse la cantidad
de personal necesario para la construcción y montaje, este sistema es menos dependiente de este factor.
Por otro lado, al fabricarse una parte importante de los elementos en una planta bajo condiciones muy controladas, es posible lograr
una menos variabilidad en las características propias de cada elemento, lo que ayuda a mantener estándares de calidad estables en el tiempo.
Augusto Holmberg, Gerente General del Instituto del cemento y del hormigón de Chile (ICH), explica que la prefabricación consiste básicamente
en producir en fabrica elementos que normalmente son construidos en sitio, para luego realizar su montaje en obra.

“Es principalmente un cambio en la secuencia de construcción, lo que permite realizar en paralelo tareas que en otras circunstancias
se deberían realizar en serie, una después de la otra”.

Agrega que el uso de los prefabricados de hormigón ha estado ligado tradicionalmente a la infraestructura, especialmente puentes, donde es la solución
más usada en nuestro país. “En el área industrial desde hace unos 20 años se ha desarrollado fuertemente la construcción de bodegas, supermercados y
centros de distribución con elementos prefabricados de hormigón, especialmente por resistencia al fuego, elevada durabilidad y velocidad de montaje,
Además de lograrse luces libres importantes que permiten que permiten un mejor uso del espacio”.

Precisa que recientemente existe un creciente interés en el uso de la prefabricación en edificación habitacional, tanto en casas como en edificios
de media altura.

“Un ejemplo de ellos es la construcción de una planta robotizada de elementos prefabricados realizada por la empresa BauMax e Inmobiliaria Manquehue”

Crecimiento

Augusto Holmberg apuesta a que en el futuro es esperable un crecimiento sostenido de la prefabricación el país.

“Una vez que se introducen los sistemas industrializados en la construcción, y el prefabricado es uno de ellos, es difícil volver atrás
debido a que se dan por seguro ciertos atributos que son característicos de estos sistemas, como la mayor seguridad en costos y plazos,
la menos dependencia de la calidad y disponibilidad de mano de obra entre otros factores.”

Sin embargo, a su juicio, el factor clave que incide en la industrialización es la disponibilidad de mano de obra calificada, en la medida
que esta empieza a ser más escasa o aumenta su costo, también aumenta los incentivos para industrializar.

“Otro factor que influye es la capacidad para planificar anticipar los problemas de obra y darle solución a nivel de proyecto.
La industrialización no se desarrolla en forma adecuada en escenarios de la improvisación”

Contrariamente, destacada que, en general, las únicas restricciones importantes de este tipo de sistemas constructivos tienen que
ver con el transporte de los elementos prefabricados, tanto horizontal por las restricciones al tránsito de cargas que exceden los
límites de peso y geometría como el transporte vertical asociados al uso de grúas para el montaje.

“En el caso de del transporte en carreteras es necesario hacer una revisión de las actuales disposiciones, ya que ellas fueron
desarrolladas en una época en la cual el uso de prefabricados era mucha menos intensivo y el estándar de las carreteras muchas más precario”

Normativa

Las normas que regulan el diseño de las estructuras prefabricadas de hormigón son las mismas que regulan al hormigón colocado en sitio. El gerente
general del ICH dice que en el caso específico de la norma de diseño sísmico industrial NCh 2363 esta tiene una sección especial dedicada a las estructuras
prefabricadas de hormigón, lo mismo sucede con el código ACI 318, base de nuestra norma de diseño de hormigón armado.

“Las estructuras de hormigón en sitio o prefabricadas deben cumplir los mimos requisitos de desempeño sísmico. En el caso de las estructuras prefabricadas,
al ser ensambladas mediante montajes, aparece un punto adicional de chequeo que es la junta entre los elementos prefabricados.“

El comportamiento de estructuras prefabricadas modernas fue en general muy bueno en los últimos grandes sismos producidos en el país,
especialmente las diseñadas usando la norma NCh 2369.

“Los grandes terremotos siempre nos muestran que debemos seguir mejorando nuestras prácticas de diseño y construcción, y es así como
esta norma está actualmente en proceso de revisión para incorporar todas las lecciones del terremoto del 27/f”.

Puedes leer el articulo completo haciendo clic aquí

Deje un comentario

Your email address will not be published.