Codelco prioriza la incorporación de prefabricados de hormigón en PMChS

En su última licitación para el Proyecto Mina Chuquicamata Subterráneo, la minera estatal definió a los prefabricados de hormigón como elementos estratégicos para el desarrollo de esta importante obra. Aspectos como productividad, eficiencia y economía circular, entre otros, fueron claves para esta decisión y desde el mismo proyecto, nos entregan más antecedentes sobre esta decisión. (Foto central: Gentileza Tensacon).

La importancia que el hormigón sigue ganando como materialidad clave en el desarrollo de nuevos proyectos de la gran minería, provocó que varias empresas, especialmente del mundo del prefabricado -entre estas, socios y asociados del Instituto del Cemento y Hormigón de Chile (ICH)– consideren expandirse hacia ese sector.

Por ejemplo, Tensacon ya lleva varias obras desarrolladas dentro del contexto de la gran minería, principalmente en obras como salas eléctricas, túneles de recuperación, túneles de servicio y túneles stockpile, entre otras estructuras prefabricadas de hormigón para proyectos mineros.

En esa misma línea, Aglosim se encuentra participando junto a otras empresas en la Fase 2 de Quebrada Blanca. En el caso particular del asociado a ICH, actualmente se están ejecutando soluciones modulares prefabricadas para los requerimientos de ese proyecto en particular, específicamente, en las obras del edificio de bodega para productos químicos lubricantes.

Estos son sólo algunos ejemplos de empresas de prefabricados cuyas tecnologías están siendo utilizadas en el mundo de la gran minería y por ello, no es extraño que la licitación CS-525 de Codelco, “Suministros de Prefabricados de Hormigón para Proyecto Mina Chuquicamata Subterránea”, publicada a fines del mes septiembre y que actualmente está cerrada, se haya enfocado en esta tecnología constructiva para la ejecución de este importante desarrollo minero.

Consideraciones de productividad y calidad para el uso de prefabricados

Respecto a las razones por las que Codelco privilegió el uso de prefabricados de hormigón para el desarrollo del Proyecto Mina Chuquicamata Subterráneo (PMChS), Francisco Molina Colvin, ingeniero senior estructural del proyecto, comentó que “existen, al menos, cinco argumentos muy claros para incorporar tecnologías de prefabricados en la preparación de minería subterránea de manera más masiva”.

El primero de estos, detalló, tiene que ver con la calidad de los elementos de hormigón. “Al incorporar prefabricados, se incorporan procesos industrializados de construcción y control de calidad de elementos, se pueden obtener piezas de nivel superior en resistencias que, por las condiciones y ubicación geográficas de las minas de cobre, la disponibilidad de materias primas y las variaciones en los procesos de construcción “antiguos”, son muy difíciles de lograr con procesos in-situ”.

El profesional de la cuprífera subrayó que la productividad es otro de los puntos clave a la hora de considerar la incorporación de prefabricados de hormigón para el desarrollo de PMChS.

Al respecto, explicó que “la rapidez de incorporación de área productiva subterránea en m2, está directamente relacionada con la “Cantidad” de reservas de cobre que pueden ser explotadas en un tiempo acotado. Por lo tanto, se encuentra directamente en el “Core Business” de Codelco que es la producción de cobre. En todos los procesos y pilotos desarrollados en distintas faenas a nivel mundial, se ha duplicado al menos x2 los rendimientos al pasar de una faena de hormigón in-situ a una faena de montaje en el caso de hormigón prefabricado”.

Eficiencia, economía circular y circularidad: puntos a favor de los prefabricados

Junto con estos aspectos, el ingeniero senior estructural de PMChS recalcó que la tecnología de prefabricados de hormigón, dada su naturaleza industrializada, es altamente eficiente en cuanto a costo. “Precisamente, al hacerlo de manera masiva y no sólo como pilotos de prueba puntuales, e incorporar tecnologías nuevas y estandarización de la ingeniería (Ingeniería Propia de Codelco) se logra mayor competitividad en los actores y empresas del mercado, mejorando sus costos, activando la creatividad de las empresas y aportando a las promesas de ahorro en proyectos estructurales que tiene la corporación con Chile”, comentó.

En esa misma línea, agregó que “otro ejemplo de esto es la disminución en costos indirectos y gastos generales, al ser faenas de montaje mucho más eficientes en el uso de horas hombre HH in-situ”.

Además, el profesional de PMChS destacó dos puntos: economía circular y seguridad. Sobre el primero, puntualizó que “dentro de las promesas de Codelco 2030 con el medio ambiente, y el cambio climático, está la disminución de desperdicios y la reutilización (Reciclaje) de materiales y elementos”.

En ese sentido, agregó que “el prefabricado de hormigón permite disminuir la huella de carbono de los procesos de Codelco, y en algunos casos se pueden des –construir elementos para reutilizarlos en áreas productivas posteriores, generando un círculo virtuoso de ahorro y sustentabilidad con el medio ambiente”.

Finalmente, Francisco Molina Colvin subrayó en el elemento de seguridad que brindan los prefabricados de hormigón. “Los lugares (profundidades), donde se realizan estas faenas, generan grandes desafíos logísticos y de seguridad para las personas que trabajan directo in-situ. Por lo cual, todos los esfuerzos en disminuir la cantidad de personas, automatizar procesos, controlar los riesgos a través de procesos de montaje estandarizados e incorporar las últimas tecnologías en este ámbito, permiten mejorar todos los indicadores de seguridad y disminuir potenciales incidentes para nuestros trabajadores. Eso es un valor fundamental de Codelco”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn