Obra Destacada | Construcción de casas robotizadas

Publicado el Noviembre 3, 2017



Con el objetivo de avanzar e innovar en la construcción, es que la Inmobiliaria Manquehue en su proyecto de viviendas Estancia Liray ubicado en Colina, se propuso construir cada casa con el nuevo sistema Baumax, un método robotizado, proveniente de Alemania, que se basa en la producción en hormigón de cada elemento de una vivienda, por medio de un software que da las instrucciones de forma directa, desde el modelo BIM, evitando cualquier error de interpretación humana. Pablo Kühlenthal, gerente general de Baumax explica que las piezas, de precisión milimétrica, son montadas en terreno en un tiempo record de construcción, por cuadrillas conformadas por tres instaladores y un líder que operan con la ayuda de una grúa la instalación de cada panel. En esta primera etapa, cada líder cuenta con conocimientos que han sido adquiridos en Alemania en donde se han entrenado con el equipo de montaje. “Es importante señalar que otra de las grandes ventajas de la instalación de las partes de una casa es la flexibilidad, porque los proyectos se hacen por unidad, por lo que no hay problema en cambiar el diseño de la vivienda cada vez que la línea de producción termina una”, destaca Kühlenthal.

Adelchi Colombo, gerente técnico de Inmobiliaria Manquehue cuenta que esta iniciativa nació frente a la necesidad de mejorar los procesos constructivos, optimizar los recursos, minimizar los problemas de postventa y dar un paso adelante en productividad e innovación.

“Luego de un período de búsqueda y estudio, se constituyó un grupo gestor, conformado por un equipo de empresarios jóvenes apoyados con la experiencia de Inmobiliaria Manquehue. De esta forma, se estructuró una fuerza de tarea, con los conocimientos y las capacidades técnicas y financieras, que permitieron abordar el proyecto Baumax de construcción robotizada”.

La primera obra en Chile que se construyó con este sistema robotizado fue una casa que se produjo en Alemania y que fue traída a Chile desarmada dentro de contenedores, vía marítima. Para ello, se llamó a un experto en montaje, quien logró construir la casa en cuatro días. “El resultado fue sorprendente al comparar la casa alemana con sus homólogas idénticas construidas en Chile con el sistema tradicional; la casa producida en Alemania quedó espectacular, fue como armar un lego de hormigón armado, donde todo calzaba con precisión milimétrica”, relata Colombo. Asimismo, el gerente técnico de Inmobiliaria Manquehue afirma que “estamos frente a un cambio histórico en la construcción en nuestro país, que ha dado como resultado un nuevo sistema más amigable con el medio ambiente, que nos permitirá alcanzar una mayor modernización, mejorando aún más la calidad de las casas que se construyen actualmente”. A esto, el ejecutivo agrega que
“nuestra iniciativa de apoyar el desarrollo de Baumax, fue considerada dentro de los reconocimientos que consideró el Premio a la Innovación 2016 otorgado por la Corporación de Desarrollo Tecnológico de la Cámara Chilena de la Construcción”.




Características


Las casas que son de tipo chilena y mediterránea, no tienen un diseño definido ya que la tecnología es flexible a ello pudiendo adaptarse a lo que el mandante solicite. El hormigón empleado corresponde al H35, producido en ambiente controlado, que da como resultado un hormigón completamente impermeable y con una calidad de laboratorio. Colombo explica que el hormigón utilizado para los elementos Baumax posee una resistencia superior a la requerida durante la vida útil del proyecto; se utilizan hormigones de alta resistencia para una de las mayores solicitaciones que son el trasporte y el montaje.>
Asimismo, el diseño e implementación del sistema de uniones fueron ensayados en los laboratorios de Dictuc de la Pontificia Universidad Católica de Chile y desarrollados por la oficina de ingeniería Sirve, grupo de ingeniera estructural, la cual está encargada del desarrollo de uniones y cálculos estructurales para todos los productos del sistema de construcción robotizado de Baumax.
En este proyecto de casas se logró una reducción de residuos y escombros en obra, menos contaminación, menos polvo en suspensión, menos transporte, además de mayor certeza en costo, plazo y calidad. “La calidad de nuestra obra gruesa permitió trabajar con una mayor eficiencia que en el sistema tradicional, tanto en las soluciones térmicas de muros y ventanas, transformando de esa forma la vivienda en una de las de mayor confort para las familias, por la calidad de los materiales, la forma en que se imprime la vivienda y luego se monta en tiempo récord”, detalla Colombo.
Esta tecnología también facilitaría modelar el negocio inmobiliario con una mirada distinta del manejo de stock, haciéndolo más adaptable a las velocidades de venta y a los vaivenes de la economía.
Desde el punto de vista energético y térmico, el hormigón armado se aísla con los sistemas de envolvente interior de abrigo o con el sistema exterior EIFS, lo que se ha aplicado en las casas robotizadas. En su arquitectura se ha acuñado el término Passive house o casa solar pasiva, que corresponde a un tipo de casa cuya arquitectura, materialidad y hermeticidad, adecuadamente combinados, logran una eficiencia energética superior a la tradicional, con necesidades de consumo energético bajo durante todo el año. “Con el sistema se puede lograr gran hermeticidad y se pueden diseñar casas del tipo Passive house. En un sistema constructivo como Baumax, la aplicación de la envolvente térmica es más sencilla, económica, limpia y rápida”, destaca Colombo. Por otro lado, el ejecutivo cuenta que “hoy esta innovación se está implementando progresivamente en nuestros proyectos de Piedra Roja y La Florida, dando como resultado casas mejor planificadas, sismo resistentes, con muros de hormigón armado adecuadamente terminados, compactos e impermeables que la construcción tradicional, y cuyo proceso constructivo disminuye la huella de carbono”.

Antisísmico y eficiente


En un país sísmico como Chile, el sistema se probó con la casa piloto, cuando en septiembre del 2015 se produjo el terremoto 8,4 grados en la zona de Coquimbo y que se sintió en gran parte del país, y especialmente en la zona central. Kühlenthal cuenta que “Chile es un desafío, para encararlo hace tres años estamos desarrollando el sistema de uniones, que ha sido testeado en el Dictuc”.

Asimismo, el ejecutivo de Baumax declara que si bien es cierto que con este sistema los tiempos de construcción disminuyen en un 30% respecto del sistema tradicional, otra de las grandes ventajas es la flexibilidad, por lo que las unidades se van fabricando completas para que en obra puedan ser montadas de manera muy eficiente. En una segunda etapa del plan es ofrecer viviendas a cliente final, en donde cada uno podrá ir construyendo las casas por etapas o de acuerdo a los requerimientos que deseen. En una tercera etapa existe la posibilidad de incorporar todo lo que son hormigones arquitectónicos con colores y texturas, lo que abre un campo al diseño en hormigón muy atractivo para arquitectos y usuarios finales. También, Kühlenthal señala que “los beneficios de este proceso de automatización se pueden encontrar desde los primeros pasos del proceso, permitiendo una amplia flexibilidad en los diseños y una reducción considerable en los costos y plazos de entrega”.

Gracias a su diseño industrializado, los cortes de las piezas permitirían mayor detalle y precisión, además de incluir varias instalaciones, como eléctricas y sanitarias, dentro de las estructuras creadas.
Su producción permitiría un proceso flexible para realizar ajustes y cualquier otro cambio que permita mejorar las piezas, sin utilizar fuerza bruta, ni otro desgaste humano, y en un ambiente controlado.

Ventajas


Entre los beneficios que se generarán a corto plazo con la impresión de viviendas están:
  • La incorporación de la robotización a los procesos constructivos en Chile con un impacto significativo en la construcción.
  • La mejora en la calidad de las viviendas que se construyan con Baumax.
  • La integración del BIM con el dimensionamiento de un elemento real sin interpretación humana, ya que quienes participan del proceso pueden dedicar más tiempo al diseño del proyecto mismo, dejando el trabajo pesado y manual para las computadoras.
  • Un cambio en el negocio inmobiliario en donde se podrá realizar proyectos por etapas de menor tamaño ajustándose a las velocidades de venta o de la economía. Esto se traduce en un menor stock de vivienda, menor exposición de riesgo y menor capital de trabajo por ende menores gastos financieros.
Mientras que en el largo plazo los impactos que se generarán con este sistema de construcción serán:
  • Viviendas en menor tiempo y mayor calidad para los habitantes de las casas construidas con esta tecnología.
  • Permitir que mucha gente pueda construirse sus propias viviendas de acuerdo a sus requerimientos con todos los atributos ya descritos.
  • Un proceso constructivo más amigable con el medio ambiente.




Comments

comments

Etiquetas: /

Reportajes Relacionados

noticiasrevista-hormigon-al-dia

noticiasrevista-hormigon-al-dia


Socios Fundadores


Empresas Asociadas