Galería de Arte Patricia Ready

Publicado el Mayo 16, 2017



En la comuna de Vitacura se emplaza un espacio que busca ser un aporte cultural para el país. Se trata de la Galería de Arte de Patricia Ready construida por encargo de esta destacada restauradora de obras de arte y el empresario Juan Carlos Yarur. El proyecto fue diseñado por los arquitectos, Luis Izquierdo, Mauricio Léniz y Mirene Elton y concluyó en 2008.

La obra consta de un patio mayor de acceso ubicado en la esquina norponiente de la calle Espoz con Narciso Goycolea. En él se ubica la recepción, una cafetería, una sala principal de exposición, más una sala pequeña destinada a exponer arte de formato menor. “Todos estos recintos se dispusieron en torno al patio mayor, delimitando sus costados norte y oriente con un ventanal corrido, para conformar en conjunto un continuo espacial unitario abierto al público”, cuenta Luis Izquierdo. Además, a galería cuenta con un auditorio, una sala de venta y archivo de cuadros, secretaría y oficina de la galerista, más un piso subterráneo para bodegas y estacionamientos.

Luis Izquierdo destaca que la sala principal permite la exhibición de cuadros o esculturas de gran formato, con las distancias adecuadas para la contemplación y el espaciamiento de un conjunto de obras independientes entre sí. La proporción rectangular alargada de su planta, permitiría un máximo perímetro para la exhibición de cuadros en relación a su área, dentro de los rangos de un ancho mínimo y un largo máximo tal que la sala se presentaría como una unidad espacial abarcable con una mirada desde cualquier punto de vista. Este espacio tiene una de sus caras largas abiertas hacia el patio, con un ventanal de piso a cielo con paños de la altura completa. Delante del ventanal, distanciado en todo su frente, existe un tabique suspendido que controla el deslumbramiento y atenúa el contraste lumínico producido en la sala por la abertura hacia el patio. Este elemento también define espacialmente el límite del patio en el interior más que en el plano de la fachada acristalada. Así, la percepción del recinto exterior del patio se traslapa con la del recinto interior de la sala. La suspensión de este tabique permite el flujo de aire a ras de piso desde la cortina de inyección en la base del ventanal, hacia la zona central de la sala.

El arquitecto indica que este proyecto se define como un “white cube”; es decir, “un espacio vacío interior cerrado, neutral, en donde la obra queda suspendida, en otro plano metafísico, respecto de la prosaica realidad del mundo exterior, y todo lo expuesto en su interior cobra un sentido repotenciado” y agrega que “en este proyecto hemos querido abrir el ‘white cube’, por lo que las salas se abren a un patio y este a la ciudad, integrándose como un remanso de sosiego en sus recorridos. Esto se basa en la esperanza que las obras de arte sostengan su sentido no tan solo en el artificio que las destaca encapsulándolas. Hemos querido dar al arte el lugar de silencio propicio para su contemplación, pero abierto a la ciudad. La búsqueda del equilibrio entre este silencio y esta abertura ha sido el desafío arquitectónico que da forma a este proyecto”.



Especificaciones
El proyecto tiene una superficie construida de 2.016,45 m2 y se constituye de muros de hormigón armado muros de hormigón armado, losas postensadas de hormigón, ejecutadas por la empresa VSL, y una estructura en forma de “shed” de acero, para la cubierta con lucarnas sobre las salas de exhibición. El muro de hormigón visto de la fachada poniente del inmueble alberga los ductos de aire acondicionado que retornan por el entretecho del “shed” y quedan conectados con los ventiladores mecánicos ubicados en el subterráneo. En general, el hormigón se dejó a la vista, con terminación lisa, resultante de moldajes de madera terciada con recubrimiento fenólico, salvo en las paredes de las salas de exposición, que se recubrieron por sus caras interiores con una doble capa de madera terciada pintada sobre entelado y aparejo, para colgar cuadros libremente. Este revestimiento de soporte puede ser perforado, retapado y repintado a voluntad para el montaje de las exposiciones. Las placas de madera terciada de revestimiento cubren la capa de aislación térmica necesaria en todos los muros de hormigón de cerramiento de recintos interiores.

La losa de hormigón visto sobre la cafetería se perforó en una cuadrícula coincidente con la distribución de la malla de enfierradura estructural, de modo de permitir su traspaso por las ondas sonoras para que estas sean absorbidas por colchonetas colocadas encima, a fin de atenuar la reverberación de la sala y permitir la conversación en voz baja. Todas las áreas de recepción de público, interiores al igual que exteriores, se pavimentaron con mármol travertino cortado contra la veta, colocado en planchas según trazado en cuadrícula de 80 por 80 cm, que es el módulo regulador de la planta. El nivel de piso es el mismo en el patio mayor y en los recintos interiores contiguos. Para resolver el escurrimiento del agua de lluvia en el patio manteniendo un solo nivel horizontal de suelo, se dejaron aberturas de 8 mm en las junturas de las placas de mármol del pavimento, a través de las cuales drena el agua para escurrir por una red de canales bajo el piso. Puesto que este patio, que está sobre el piso subterráneo, debe poder soportar las grandes cargas puntuales del peso de las esculturas, se requirió una losa postensada reforzada y un espesor de 4 cm para las planchas de mármol de pavimento. Según el arquitecto, este material es duradero y permite ser usado tanto en interiores como en los exteriores contiguos. Su color es neutral y armónico con el color del hormigón empleado en muros y losas. En el patio principal, se colocaron las palmetas de piso niveladas horizontalmente, con juntas abiertas para el escurrimiento del agua por debajo. En los recintos más privados, de oficina y venta, se colocaron pavimentos entablados de madera dura (paquío).

De acuerdo a lo anterior, Pablo Caviedes, Product Manager de Melón, cuenta que la obra emplearon hormigones piedra vista (Hormigón Canto Rodado Melón), que consiste en un pavimento que aprovecha las características naturales de los áridos empleados para entregar terminaciones con variedad de texturas, apropiadas para cualquier entorno. En este caso, este material se aplicó en el exterior de la galería, el cual mediante un desactivado del fragüado de la superficie quedaron expuestos como terminación final, esto sin haber tenido la necesidad de aplicar agua o cualquier tipo de aditivo para su montaje. “Cabe señalar que esta obra es emblemática desde el punto de vista arquitectónico, ya que en ella se utilizaron variados tipos hormigones especiales que dan vida al proyecto como por ejemplo: pigmentados y autocompactantes”, finaliza Caviedes.

Otro requerimiento genérico a cumplir en el proyecto, fue el de quitar de las superficies de soporte (muros y pisos) todos los artefactos e instalaciones adosadas que pudieran ser distractivas o interferir con las obras expuestas. Sobre las salas de exposición, se dispuso un cielo de vidrio traslúcido y un piso técnico transitable para colocar equipos de iluminación según los requerimientos de montaje de las exposiciones. Este cielo difusor de luz está suspendido de una estructura metálica de cubierta sin pilares de apoyo intermedio, con vigas reticuladas conformando “sheds” abiertos hacia el sur, para admitir luz natural pero no los rayos de sol directo. El conjunto del cielo con la cubierta forma una gran lámpara que alumbra las salas de exposición combinando la iluminación natural con una variedad de fuentes artificiales.

Etiquetas:

Reportajes Relacionados


Socios Fundadores


Empresas Asociadas